Tienda online editorial del Bucle

Nudos del análisis - Nieves Soria

Un barquero me lleva, confiada, entre aguas oscuras. Despierto con la expresión conmover el Aqueronte. La busco hasta encontrarla: la utiliza Lacan en “Intervención sobre la transferencia” para referirse al impase al que lleva la posición de Freud al análisis de Dora. Esta vez no logró conmover el Aqueronte, en razón de su contratransferencia, por haberse colocado un poco demasiado en el lugar del Sr. K.
El analista barquero, el analista Caronte (el barquero que llevaba a los muertos al Hades a cambio de un óbolo, aunque recuerdo en ese momento que algunos vivos, como Orfeo o Psyché lograron ir y volver), que rema en las turbias aguas del Aqueronte (el río que rodea al Hades)- inconsciente, me señala que ese viaje al Hades es la visita al pasado, muerto, que se hace en un análisis. Añadiendo, con una sonrisa, que finalmente el barquero es el analizante.
Qué nudo el de la transferencia…
Sin duda, quien se arriesga a navegar debe saber hacer nudos, o debe aprenderlos. Este año 2010 remamos por ese Aqueronte tan difícil de conmover, guiados por la enseñanza de Lacan, haciendo y deshaciendo esos nudos que habitan nuestra práctica, los nudos del análisis.
Te invito, lector, a acompañarnos en este oscuro recorrido sobre el que intentamos echar algunas luces.

Nudos del análisis

$1.600,00
Nudos del análisis $1.600,00
Entregas para el CP:

Medios de envío

Nudos del análisis - Nieves Soria

Un barquero me lleva, confiada, entre aguas oscuras. Despierto con la expresión conmover el Aqueronte. La busco hasta encontrarla: la utiliza Lacan en “Intervención sobre la transferencia” para referirse al impase al que lleva la posición de Freud al análisis de Dora. Esta vez no logró conmover el Aqueronte, en razón de su contratransferencia, por haberse colocado un poco demasiado en el lugar del Sr. K.
El analista barquero, el analista Caronte (el barquero que llevaba a los muertos al Hades a cambio de un óbolo, aunque recuerdo en ese momento que algunos vivos, como Orfeo o Psyché lograron ir y volver), que rema en las turbias aguas del Aqueronte (el río que rodea al Hades)- inconsciente, me señala que ese viaje al Hades es la visita al pasado, muerto, que se hace en un análisis. Añadiendo, con una sonrisa, que finalmente el barquero es el analizante.
Qué nudo el de la transferencia…
Sin duda, quien se arriesga a navegar debe saber hacer nudos, o debe aprenderlos. Este año 2010 remamos por ese Aqueronte tan difícil de conmover, guiados por la enseñanza de Lacan, haciendo y deshaciendo esos nudos que habitan nuestra práctica, los nudos del análisis.
Te invito, lector, a acompañarnos en este oscuro recorrido sobre el que intentamos echar algunas luces.